Read El relicario Online

Authors: Douglas Preston y Lincoln Child

El relicario

 

Cuando la policía encuentra dos esqueletos unidos en un óseo abrazo en un río de Manhattan, Margo Green, conservadora del Museo de Historia Natural de Nueva York, es invitada a colaborar en la investigación, no sólo por sus conocimientos antropológicos sino por su experiencia el año anterior en el enfrentamiento con una horrenda bestia que andaba suelta por los sótanos del museo. Los esqueletos presentan señales de violencia y unas grotescas anormalidades que apuntan a una sola cosa: el despertar de una pesadilla dormida. Al misterio de los esqueletos se suma una serie de brutales crímenes. Con la ayuda de un teniente de policía, un enigmático agente del F.B.I. y un eminente científico, Margo indaga el origen de los asesinatos. La investigación los llevará a un pavoroso laberinto de túneles, cloacas y galerías horadado bajo Manhattan, donde se revela por fin el verdadero secreto de la Bestia del Museo.

El entusiasmo despertado por la primera aventura del agente Aloysius X.L. Pendergast,
El ídolo perdido
, animó a sus autores,
Douglas Preston
y
Lincoln Child
, a la preparación de esta segunda parte o secuela que, a las pocas semanas de su publicación, ya se había convertido en un
best seller
.

Douglas Preston y Lincoln Child

El relicario

Segunda parte de "El ídolo perdido"

ePUB v1.0

Mónica
26.01.12

Título de la edición original:
Reliquary

© 1997, Douglas Preston y Lincoln Child

Traducción del inglés: Carlos Milla Soler ©

ISBN 84-226-7299-5

Edición digital: Enero 2012

Scan y corrección de MJFT

Lincoln Child dedica este libro

a su hija Veronica

Douglas Preston dedica este libro

al doctor James Mortimer Gibbons

Agradecimientos

Los autores desean expresar su agradecimiento a las siguientes personas, que de las más diversas maneras han contribuido a la publicación de este libro: Bob Gleason, Matthew Snyder, Denis Kelly, Stephen de las Heras, Jim Cush, Linda Quinton, Tom Espensheid, Dan Rabinowitz, Caleb Rabinowitz, Karen Lovell, Mark Gallagher, Bob Wincott, Lee Suckno y Georgette Piligian.

Estamos especialmente agradecidos a Tom Doherty y Harvey Klinger, sin cuyos consejos y diligente esfuerzo la aparición de
El relicario
no habría sido posible.

Damos las gracias asimismo al departamento de ventas de Tor/Forge por su dedicación y ahínco.

Vaya también nuestra gratitud a todos los lectores que nos han brindado su apoyo, ya sea telefoneando a los programas de radio o televisión a que asistíamos como invitados, hablándonos cuando firmábamos ejemplares, comunicándose con nosotros mediante el correo electrónico o convencional, o simplemente leyendo y disfrutando de nuestros libros. El entusiasmo despertado por
El ídolo perdido
fue el principal impulso para la preparación de esta segunda parte.

A todos ellos —y también a quienes deberían haber sido mencionados y no lo han sido— nuestro más sincero agradecimiento.

Escuchamos lo que nadie ha dicho;

miramos lo que nadie ve.

KAKUZO OKAKURA,
El libro del té

PRIMERA PARTE

Huesos antiguos

1

Snow comprobó el regulador y las válvulas y se palpó el traje de neopreno de arriba abajo. Todo estaba en orden, exactamente igual que la última vez que lo había comprobado, sesenta segundos antes.

—Faltan cinco minutos —anunció el sargento de la Brigada Submarinista, y redujo a la mitad la velocidad de la lancha.

—Estupendo —dijo Fernández con su voz sarcástica, haciéndose oír por encima del rugido del potente motor diesel—. Estupendo.

Los demás guardaron silencio. Snow ya había advertido en anteriores salidas que la charla se desvanecía a medida que el equipo se aproximaba a su destino.

Contempló por encima de la popa el pardusco abanico que se desplegaba tras la hélice en la espuma del río Harlem. Allí el río alcanzaba una considerable anchura, y sus aguas fluían mansamente bajo la gris calima de aquella mañana de agosto. Volvió la cabeza hacia la orilla, haciendo una mueca al notar el molesto roce del caucho en el cuello. Había imponentes edificios con los cristales rotos, espectrales esqueletos de antiguos almacenes y fábricas, un patio de recreo abandonado. No, no del todo abandonado: un niño se mecía en un herrumbroso columpio.

—¡Eh, guía! —dijo Fernández, dirigiéndose a Snow—. Asegúrate de que llevas puestos los pañales de entrenamiento.

Snow, sin desviar la vista de la orilla, se tiró de los guantes para calzárselos a fondo.

—La última vez que dejamos venir a un novato a una inmersión como ésta —continuó Fernández—, se cagó encima. ¡Dios, qué asco! Lo obligamos a ir en el espejo de popa todo el camino de regreso a la base. Y eso que fuimos a Liberty Island, un paseo en comparación con la Cloaca.

—Cállate, Fernández —ordenó el sargento sin alzar la voz.

Snow siguió mirando por encima de la popa. Al incorporarse a la Brigada Submarinista procedente de un puesto mucho más convencional en el Departamento de Policía de Nueva York, cometió el grave error de mencionar que en otro tiempo trabajó como guía de buceo en el golfo de California. Después, ya demasiado tarde, se enteró de que varios miembros del equipo se habían dedicado antes a tareas comerciales como el tendido de cables, el mantenimiento de oleoductos y el montaje de plataformas petrolíferas. Para ellos, los guías de buceo eran tipos remilgados, ineptos y mal acostumbrados que sólo se sentían a gusto en aguas claras y arenas limpias. Fernández en particular aprovechaba la menor ocasión para recordárselo.

La lancha escoró bruscamente a estribor cuando el sargento viró hacia la orilla. Aminoró aún más la velocidad a medida que se aproximaban a un denso complejo de bloques de apartamentos. De pronto la boca de un pequeño túnel revestido de ladrillo rompió la monotonía de las fachadas grises de hormigón, y el sargento enfiló hacia allí la lancha. Al salir por el otro extremo, en la penumbra reinante, Snow percibió el indescriptible hedor que emanaba de las turbias aguas; se le saltaron las lágrimas e intentó reprimir un súbito acceso de tos. En la proa, Fernández volvió la cabeza y se rió de él. Snow vio bajo su traje abierto una camiseta con el lema extraoficial de la Brigada Submarinista:
NADAMOS EN MIERDA Y BUSCAMOS FIAMBRES
. Sólo que aquella vez no buscaban un fiambre sino un enorme paquete de heroína lanzado la noche anterior desde el puente ferroviario del Humboldt durante un tiroteo con la policía.

El estrecho canal discurría entre dos taludes de hormigón. Unos metros más adelante, bajo el puente del ferrocarril, los aguardaba otra lancha de la policía con el motor apagado, cabeceando suavemente en las sombras veteadas. Snow vio dos hombres a bordo: el piloto y un individuo fornido con un traje de poliéster que le sentaba desastrosamente. Estaba medio calvo y le colgaba un cigarro húmedo de los labios. Se reacomodó la cintura del pantalón, escupió al agua y los saludó con la mano.

—Mirad a quién tenemos ahí —dijo el sargento, señalando la otra lancha con el mentón.

—El teniente D'Agosta —comentó uno de los submarinistas sentados en la proa—. Debe de ser un asunto delicado.

—Siempre es un asunto delicado cuando matan a un policía —puntualizó el sargento, que a continuación apagó el motor y dejó que la popa girase lentamente para aproximarse de lado a la otra embarcación.

D'Agosta se acercó a la borda para hablar con los submarinistas, y la lancha se balanceó al desplazarse el peso. Snow advirtió el rastro verdusco y viscoso que dejaba el agua al resbalar por el casco.

—Buenos días —saludó D'Agosta. Hombre por lo normal rubicundo, el teniente parpadeaba en la penumbra del puente como una pálida criatura de la cavernas que rehuyese la luz.

—Dígame, señor —respondió el sargento, ajustándose la correa del profundímetro a la muñeca—, ¿de qué se trata?

—La operación de anoche salió mal —explicó D'Agosta—. Resultó que el fulano era un simple recadero. Tiró la mercancía al agua desde el puente. —Indicó con la cabeza la estructura que se hallaba sobre ellos—. Luego mató a un policía, y se lo cargaron sin contemplaciones. Si encontramos el paquete, podremos dar por cerrado esta mierda de caso.

El sargento de la Brigada Submarinista dejó escapar un suspiro.

—Si el tipo acabó muerto, ¿por qué nos han llamado? —protestó.

—¿No querrá que dejemos ahí abajo un alijo de heroína con un valor de seiscientos billetes? —replicó D'Agosta.

Snow levantó la vista. A través de las ennegrecidas vigas del puente vio las oscuras fachadas de los edificios. Un millar de ventanas sucias observaban el río muerto. Ya es mala suerte, pensó, que el recadero tirase el paquete precisamente aquí, en el río Humboldt, más conocido como Cloaca Máxima en recuerdo de la gran alcantarilla central de la antigua Roma. La Cloaca debía su sobrenombre a la secular acumulación de excrementos, residuos tóxicos, animales muertos y bifenilos policlorados. Sobre ellos pasó un tren traqueteándose y chirriando. La lancha se estremeció bajo sus pies, y la superficie del agua densa y reluciente pareció temblar como gelatina apenas cuajada.

—Muy bien, chicos —oyó decir al sargento—, pongámonos en remojo.

Snow acabó de ajustarse el traje. Sabía que era un submarinista de primera clase. En Portsmouth, donde se había criado, pasaba buena parte de su tiempo en el río Piscataqua, e incluso había salvado un par de vidas. Posteriormente, en el golfo de California, había realizado trabajos técnicos a sesenta metros de profundidad y cazado tiburones. Aun así, aquella inmersión en particular no le entusiasmaba demasiado.

Aunque nunca antes había estado allí, en la base se hablaba de la Cloaca con frecuencia. Entre todos los lugares infectos donde bucear en Nueva York, la Cloaca era el peor con diferencia; peor que el río Arthur, peor que Hell Gate, peor incluso que el canal Gowanus. En otro tiempo, según contaban, el Humboldt había sido un caudaloso afluente del Hudson que atravesaba Manhattan justo al sur de Sugar Hill, un pequeño monte de Harlem. Sin embargo, siglos de aguas residuales, construcción comercial y abandono lo habían convertido en un estancado pozo de inmundicia: un vertedero líquido de todo lo imaginable.

Cuando le llegó el turno de coger las botellas de oxígeno del bastidor de acero inoxidable, se las echó al hombro y se dirigió hacia la popa. Aún no se había acostumbrado a la opresiva y pesada sensación del traje seco. De reojo vio acercarse al sargento.

—¿Todo listo? —preguntó con su voz de barítono.

—Eso creo, señor —respondió Snow—. ¿Y las linternas?

El sargento lo miró con cara de incomprensión.

—Esos edificios tapan la luz —explicó Snow—. Necesitaremos linternas si queremos ver algo, ¿no?

El sargento sonrió.

—No servirían de nada. La Cloaca tiene una profundidad de unos seis metros. Debajo hay otros tres o cuatro metros de sedimentos en suspensión. En cuanto tus aletas agiten esos sedimentos, se extenderán como una bomba de polvo. No verás más allá del cristal de las gafas. Y debajo de los sedimentos hay otros diez metros de lodo. La heroína estará enterrada en algún sitio en medio de ese lodo. Ahí abajo tendrás que ver con las manos. —Escrutó a Snow por un momento con expresión vacilante. Luego, bajando la voz, añadió—: Escucha, esto no va a parecerse en nada a las prácticas que hiciste en el Hudson. Te he traído únicamente porque Cooney y Schultz siguen en el hospital.

Other books
Fun With Rick and Jade by Scott, Kelli
An Irresistible Impulse by Barbara Delinsky
Aflame (Fall Away #4) by Penelope Douglas
Straight by Dick Francis
Homecoming by Meagher, Susan X